lunes, 14 de enero de 2013

Quimera bizarra y nipona


Violencia y perversión. Aquello por lo que merece vivirse esto que llamamos vida. Así escrito, impacta. Como le ocurre a la protagonista de la portada -obra de Carla Berrocal- en su cabeza asesina y despedaza para poder sentir. Es solo ficción, no se alarmen. Jungi Ito, Hideshi Hino, Suehiro Maruo, Shintaro Kago o Usumaru Furuya han llegado, con sus delirios cárnicos, para quedarse. Manga bizarro, cómic abyecto. De la mano de Marc Bernabé, David Fernández, Alberto García Marcos, Lola Mento, Salvador Luis Raggio, Rosa Torres, Gerardo Vilches y una servidora sabrán en dos cómodas entregas -ésta que ya pueden adquirir en su kiosko de prensa más cercano y la del mes de febrero- del porqué de la importancia de los discursos sangrantes de éstos y otros autores venidos de Oriente. Pero no queda ahí la cosa. En este número también hemos querido contar cuentos obscenos, de terror cotidiano. Con el desconcertante Shintaro Kago como inspirador común, Silvia Nanclares y Julio Fuertes extreman sus plumas en estas páginas quiméricas con las que inauguramos el año y elevan la apuesta. Ilustran estos dos perturbadores relatos los pinceles de María Castelló -autora también de la contraportada- y Nacho Molano. Sin olvidarnos de la entrevista "mínima" al Oficinista Japonés, protagonista de la obra de José Domingo ganadora del premio a la Mejor Obra Nacional en el pasado Salón del Cómic de Barcelona. Nunca un encuentro con un personaje de ficción dio tantos dolores de cabeza a un entrevistador.

Quimera bizarra y nipona, una "salvaje" manera de empezar el año.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

No es por ser pesado, pero "bizarro" significa "valiente", no "raro". Es fácil confundirlo con el francés o el inglés "bizarre" que en efecto se traduce por "extraño", pero no es lo mismo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Anónimo tiene razón. Menos mal que la lengua es algo vivo (ya sabes, ahora se vuelve a acentuar 'éste', y tal) porque creo que el "barbarismo" se ha instalado. Todos, pienso, entendemos lo que reinohueco quiere decir con "manga bizarro" ;)
Pero eh, que sí, que toda la razón académica, lo bizarro de momento es lo valiente, osado.
Qué antiguo parece, ¿no? ;)

Octavio B. (señor punch) dijo...

y desde luego, árboles, bosque... el bosque, en este caso, una noticia buenísima, dos números de quimera centrados en cómics!!!

La pequeña Delirio dijo...

Conscientes de lo bizarro como valiente y de la apropiación; el manga que pone en jaque el sistema es un manga valiente, creo, y espero que os guste cómo lo han tratado los distintos críticos y escritores. En los cuentos veréis que hay mucho riesgo; mucha carne puesta en la parrilla. Espero que os guste.

absence dijo...

Bueno, bizarro ya es un barbarismo de por sí, pues la palabra se tomó del francés, donde significa tanto extravagante como valiente. EL inglés hizo suyo también el barbarismo con la doble acepción. En castellano, por alguna razón, se cogió el barbarismo pero se le dio un único significado. EN cierta forma, se podría decir que es un barbarismo mal aplicado por la lengua española.

Octavio B. (señor punch) dijo...

mm, no sé si lo expresé bien esta tarde: para mí es un hecho que más allá del uso académico del DRAE, la palabra bizarro se entiende ya ne la calle como extravagante.
Al tiempo me parece muy bien pensado el hablar de cómic "valiente" al referirse al extremismo nipón, por lo cual no ha lugar a más comentarios al respecto, bizarro en su doble sentido (académico y del francés/inglés) viene al pelo en la frase.
Y repito, lo del palabro en la noticia es lo de menos, la noticia es Quimera, mes de Enero. Buena noticia, claro.

La pequeña Delirio dijo...

"Barbarismo" es una palabra muy bella!

Octavio B. (señor punch) dijo...

es... Barbarella!!!

Anónimo dijo...

Qué desastre, en lo que se ha convertido Quimera...